Parque Nacional El Impenetrable

128.000 hectáreas
N ombrado parque nacional en 2014
Provincia del Chaco, Argentina

Después de una vorágine de actividades coordinadas entre conservacionistas argentinos, funcionarios públicos y el gobierno nacional, El Impenetrable fue sumado al sistema de parques nacionales de Argentina. Creado a partir de una gran estancia privada, el feliz nacimiento del parque surgió de una tragedia, el asesinato del anterior dueño, Manuel Roseo, en 2011, por criminales que querían apropiarse del lugar. Siguiendo su muerte, la provincia del Chaco expropió la tierra y procesó a los asesinos de Roseo.

La región del Chaco es el segundo mayor bloque de bosques en Sudamérica después de la más conocida región del Amazonas, pero sufre de una tasa de deforestación aún más alta. Con pocas áreas protegidas en este hábitat vital en términos ecológicos, la idea de establecer un nuevo parque nacional a partir de la antigua Estancia La Fidelidad fue rápida y ampliamente acogida por el público y los funcionarios de gobierno. Con un sistema de colaboración público-privada modelo, los conservacionistas argentinos y extranjeros, junto a organizaciones de negocios, legisladores y organizaciones no gubernamentales, contribuyeron en su conjunto al éxito.

 
 
 

Sofía Heinohen, presidenta del Conservation Land Trust–Argentina, fue una arquitecta clave del esfuerzo por crear el parque. A través de un acuerdo alcanzado con la provincia del Chaco, Conservation Land Trust–Argentina ha trabajado con el subsecretario de Recursos Naturales desde el comienzo del proceso para establecer El Impenetrable y ha sido responsable de la logística y de la presencia administrativa en el área del parque desde diciembre de 2012, ayudando a llevar adelante el monitoreo de la vida silvestre, a proveer capacitación, a conducir las relaciones públicas con los donantes privados para la conservación y con los medios de comunicación. Conservation Land Trust–Argentina también proveyó los fondos para realizar el avalúo de la tierra, y para lograr una parte significativa de los fondos privados recaudados para compensar a los herederos del anterior dueño del predio.

El mayor parque nacional de Argentina, El Impenetrable, ofrece hábitats para poblaciones de grandes mamíferos, tales como el puma, el lobo de crin, el armadillo gigante, tapir, oso hormiguero gigante, y tres especies de pecaríes, y podría volver a albergar jaguares si se pudiera restablecer una población. Cientos de especies de pájaros, que incluyen el águila coronada, jabirú, amazona de frente azul, pájaro carpintero de cuerpo negro, chachalaca del Chaco, rayador americano, espinero frente rojiza, ocupan el bien conservado bosque nativo de El Impenetrable.

 
 
 

La presencia de distintos entornos al interior del parque es la clave de su gran diversidad: hay bosques de altura de quebrachos, formaciones de acacias, bosques riparianos, bosques de palmeras, bosques de cactus cardón, pastizales, e incluso uno de los últimos humedales de la región. El río Teuco, con sus inundaciones regulares y con flujos todo el año, juega un rol protagónico en permitir la conformación de numerosas comunidades naturales, y en el sustento de las poblaciones de vida silvestre durante la estación seca. El Parque Nacional El Impenetrable es realmente una joya natural, una biogema que entrega excepcionales hábitats para la vida silvestre, flora y fauna, que expande el ya excelente sistema de parques de Argentina, y es un potencial motor para el desarrollo económico relacionado con la conservación de la naturaleza en una de las regiones más pobres del país, donde los nativos locales y las poblaciones mestizas pueden beneficiarse de modo directo del ecoturismo.